Donald Trump

Cuando el 2 de octubre Donald Trump ingresó al Hospital Militar Walter Reed tras haber contraído el SARS-CoV-2, hubo preocupación mundial.

El mandatario estadounidense, de 74 años, tenía varios factores de riesgo. Además de la edad, se sumaban el sobrepeso y una vida ajetreada. Sin embargo, jugaba a su favor contar con un equipo médico de altísimo nivel. Y también con tratamientos y prestaciones de altísimo costo, habría que agregar.

La revista Business Insider calculó lo que significó para los contribuyentes todo esto, y concluyó que el tratamiento que recibió Trump, cuyos primeros síntomas fueron fiebre alta, cansancio y bajos niveles de oxígeno en la sangre, tuvo un valor de 650.000 dólares.

En Alemania, en promedio, el cuidado y tratamiento de un paciente cuesta 10.700 euros, y en casos que requieren oxigenación, la cifra aumenta a 39.000 euros. En situaciones extremas, cuando la respiración asistida es imprescindible, las cajas aseguradoras podrían llegar a pagar 85.000 euros.

Como no está a la venta, se desconoce su precio, pero tratamientos similares que se usan para el cáncer cuestan 100.000 dólares la dosis. Y según los informes de prensa, Trump recibió tres dosis del cóctel de anticuerpos REGN-COV2. Además, le fueron administradas cantidades de dexametasona (un antiinflamatorio), y del antiviral remdesivir. A eso se suma que le fue suministrado oxígeno, aparte de una serie de exámenes.