Casi 50 años después de su creación, la cultura metal está integrada a la sociedad. El saludo metal, el signo de los cuernos, es un gesto que se hace con las manos y que es usado por banqueros, profesores o personas mayores para decir «¡esto es rock!». En algunos subgéneros, sin embargo, el metal sigue teniendo el espíritu de los primeros años, como una forma subversiva y oscura de la música rock.

Los orígenes

Como todos los estilos vinculados al rock, el metal tiene sus raíces en el blues. El rock pesado de los setenta, cultivado por bandas como Led Zeppelin (en la foto), Deep Purple y Black Sabbath, puede reconocerse como pionero en el género. Todos ellos tenían baterías pesadas, solos de guitarra psicodélicos y canciones basadas en «riffs».

Los cuatro grandes

Cuatro de las bandas de metal más exitosas de los ochenta se han reunido en diversas combinaciones: Metallica (en la foto), Slayer, Anthrax y Megadeth tocaron en conciertos y giras conjuntas y llenaron estadios con decenas de miles de fanáticos. El «Black Album» de Metallica, de 1991, abrió el camino hacia el mainstream a las bandas del género gracias a su éxito «Nothing Else Matters».