Bajo la advertencia de que la ciudad apenas está empezando a transitar por el pico de la pandemia y que se requiere un grado mayor de responsabilidad en la reapertura económica, el alcalde Felipe Harman anunció las medidas que empezarán a regir a partir de este primero de septiembre.

Las nuevas medidas regirán en los siguientes quince días y quedaron consignadas en el decreto 1000-24/330 de 2020 y deben cumplirse bajo los estrictos protocolos de bioseguridad y sobre todo, con el absoluto compromiso de la ciudadanía, advirtió el alcalde.

El toque de queda se mantendrá, pero se reduce una hora, toda vez que iniciará a las 9:00 de la noche y se extenderá hasta las 5.00 de la mañana, quedando dentro de las excepciones, el personal de salud, transporte de taxi, transporte de alimentos, vehículos y personal de la fuerza pública y el necesario para atender emergencia y la prestación de servicios públicos.

El pico y placa se mantiene con el último dígito, de lunes a viernes, para los vehículos particulares restringiendo el tránsito diario para dos de los últimos dígitos de la placa y ya no será en el polígono del centro sino en toda la ciudad.

Así mismo, se mantendrá el pico y cédula vigente, es decir, fechas pares, estarán habilitadas las cédulas terminadas en número par y los días impares estarán habilitadas las terminadas en número impar.

La medida continuará también hasta el 15 de septiembre, pero sólo para el ingreso a espacios de mayor concentración como bancos, supermercados, grandes superficies, bibliotecas, gimnasios, spa, peluquerías y demás establecimientos en los que la asistencia de personas sea mayor.